¡Que no te asuste el invierno!

Sabemos que cuando tenemos plantas, a veces da un poco de miedo que llegue el invierno!! Las hemos cuidado un montón en verano, han crecido muchísimo y están preciosas, y la llegada de las temperaturas más bajas amenazan todo lo que hemos logrado.

Y porque llevamos varios inviernos plantásticos en el cuerpo, queremos compartir contigo nuestros mejores tips para afrontar de la mejor manera las bajas temperaturas, y así lograr que nuestras plantas no sufran en esta estación.

Regula los riegos: Cuando hace calor y hay mucha luz, las plantas están en condiciones óptimas para hacer fotosíntesis, razón por la cual “ocupan” el agua de riego con mayor frecuencia. Al bajar las temperaturas, este proceso se hace más lento, y por ende, el agua que usamos para regar dura más días en el sustrato. Esto implica que tendremos que regar menos seguido de lo que lo hacíamos en verano. Antes de regar, asegúrate que al menos la primera mitad del sustrato esté seco, y si puedes dejar que se seque por completo mucho mejor. No te asustes si han pasado 10 días desde la última vez que regaste y tus plantas aun siguen húmedas, esto es normal! Recuerda siempre que las plantas toleran mucho mejor la falta de agua que el exceso de ella. Si se te pasa la mano con el riego, prueba usando Prodetect Jardín para ayudar a tu planta a recuperarse.

Dales un poco más de luz

Al tener días más cortos y oscuros, puedes darle un empujón a tus plantas acercándolas a la ventana, para que así puedan optimizar este recurso y aprovecharlo al máximo. No es necesario que recurras a luces artificiales, tus plantas entienden que están en una época de crecimiento lento y se adaptan a estas condiciones.

Abónalas

Mantener a tus plantas con nutrientes las va a ayudar a estar fuertes y contar con los elementos necesarios para generar defensas ante heladas, plagas, u otras adversidades. Un abono líquido como Nuba o uno en polvo como Bokashi (de nuestros favoritos!) es suficiente para mantener a tu planta contenta.

Ojo con la calefacción

Puede que no te des cuenta, pero a veces el calor de la estufa o radiador puede llegar de manera directa a nuestras plantas, generando quemaduras en el tejido que son irrecuperables. Trata siempre de alejarlas de fuentes de calor directo, y ojo, que el calor también sube, así que revisa también si tus plantas colgantes reciben este calorcito indeseado!

Esperamos que te sirvan estos tips, y si tienes dudas extra o si necesitas ayuda con tus plantas, escríbenos a hola@colectivoflora.com para ayudarte!


Publicación más antigua