Qué tipos de luz hay y qué plantas pueden vivir en ellos

Así como en la naturaleza hay plantas que viven a pleno sol, cubiertas bajo los árboles, o debajo de otras plantas en condiciones más oscuras, en nuestras casas también se generan distintas condiciones de luz de acuerdo a distintos factores.

Por ejemplo, un departamento con orientación norte va a tener muchísima más luz que uno orientado hacia el sur, en donde casi no llegan rayos del sol. Pero también una casa con exposición poniente, en donde recibe todo el sol de la tarde, puede estar tapada por un edificio alto que le va a quitar toda la luz que debería estar recibiendo, convirtiéndola en un espacio más bien oscuro.

Seleccionar las plantas de acuerdo a la luz de tus espacios es una gran idea para comenzar con el pie derecho y poder asegurarles mejores condiciones de vida a tus nuevas compañeras. Para esto, es clave entender los distintos tipos de luz que pueden haber en tu casa o departamento. 

Y antes de entrar de lleno, es súper necesario hacer una distinción entre luz y sol. Cuando hablamos de sol, nos referimos a que el sol toca las hojas con sus rayos, mientras que la luz solo implica espacios iluminados en donde no llega sol directo. Ahora sí, a lo que vinimos.

Sol directo: Son aquellos espacios en donde las plantas van a recibir muchas horas de sol, puede ser orientación norte o poniente. Acá debemos hacer énfasis en que el sol directo significa que los rayos del sol tocarán directamente las hojas, algo que no demasiadas plantas toleran, especialmente en verano. En los meses más fríos este problema disminuye y hay varias que sí pueden aguantarlo, como las especies que disfrutan de la luz brillante. Esto implica que puedes tenerlas tanto en interior como en exterior, pero hay algunas plantas más delicadas que no toleran el frío en invierno, por lo que puede ser buena idea entrarlas a la casa durante esos meses.

Cuando hablamos de plantas más tropicales, es bueno saber que si bien toleran sol directo, también pueden estar en sectores muy luminosos sin sol directo.

Algunas de las plantas que entran en esta categoría son los Gomeros (Ficus elastica), Ficus benjamina, Flor del pájaro (Strelitzia reginae), Streliztia nicolai, Alocasia macrorrhizos.

Luz brillante: Esta es la mejor opción para las plantas que solemos usar en interior, ya que las ayuda a que crezcan bien y sin riesgos de quemaduras provocadas por el sol. Son aquellos espacios en donde no llega sol directo, pero sí hay muchísima luz. Esto puede darse en casi todas las orientaciones, e incluso en orientación sur si no tienes un edificio al frente que te tape mucho. La gran mayoría de las plantas que usamos en interior se comportan increíble ante este estímulo y les permite crecer muy bien. Distintas especies de Monstera, Aglaonema, Philodendron, Pilea, Peperomia, Syngonium y más, pueden recibir muchísima luz sin ningún riesgo para ellas.

Luz baja: Corresponde a sectores en donde no hay demasiada luz, puede ser en espacios alejados de las ventanas y pasillos, por ejemplo, en donde no suele haber luz brillante. Estos rincones son ideales para plantas que no necesitan mucha iluminación, como distintas especies de Begonia, Maranta, Calathea, Stromanthe, Sansevieria (la que también puede adaptarse a sol directo), Aspidistra, Zamioculcas zamiifolia y diversos helechos.

Ojo: ¡luz baja no es bajo ningún motivo sinónimo de baño sin ventanas! Para aquellos espacios en donde no hay nada, pero nada de luz, la mejor planta es la planta artificial.

Ahora que puedes hacerte una idea de qué tipo de luz puedes encontrar en las distintas áreas de tu casa, ¡puedes elegir tus plantas con más seguridad! En nuestra tienda están catalogadas por estas tres variantes, así que hacemos la pega más fácil para ti.


Publicación más antigua